¿Cómo escribir tu primer artículo y no morir en el intento?

Para aquellos como yo que llevamos en esto de la informática y que después nos especializamos en marketing digital, cuando hablamos de crear nuestro blog y ya no digo, nuestro primer artículo, es como si nos dijeran que fuéramos a la tierra media, algoooo imposible.

Por eso, cuando te preguntas, ¿Cómo empezar con un blog? ¿Cómo estructurarlo para mis publicaciones? ¿Por dónde debo empezar? ¿Qué escribo?. 

Pues bien, basándome en mi experiencia propia, he recopilado las pautas que he seguido después de navegar, trastear, investigar y leer mucho de gente influyente, que vive de su propio blog y que te dan ese empujón necesario para lanzarte a la piscina, así que…¡Vamos allá con los ocho pasos que considero esenciales para escribir nuestro primer artículo!

¿Cómo escribir tu primer artículo y no morir en el intento? 8 pasos a seguir y tener en cuenta. Clic para tuitear

1.- NUESTRA AUDIENCIA

Un punto primordial, pero cuando decidimos crear un blog, pocas veces pensamos en ello, y es lo más importante, porque sin personas que nos lean, lo que hacemos no tiene sentido.

Debemos definir el público objetivo al que queremos llegar, qué contenidos pueden interesarles, con qué se sentirán más cómodos leyendo y qué les mantendrá el interés.

La máxima es clara, sin definir nuestra audiencia, la estrategia no funcionará.

2.- ESCOGE TEMA Y A ESCRIBIR.

Tan difícil es elegir un blog, como elegir un tema sobre del que vas a hablar, ya sea semanalmente, quincenal o mensual. Hay que tener clara la temática para poder investigar bien sobre lo que nos interesa, y sobretodo, interesa al lector, que es con tu contenido, quien decidirá si sigue contigo o se marcha.

Escribe sin pensar en el posicionamiento SEO. Escribe siempre pensando en lo mejor para el lector, que tenga una facilidad de lectura, que sea comprensible, y entre ello, introduce las palabras clave que habrás definido con plataformas como Google Adwords o Keyword Research, de forma que todo tenga sentido.

3.- ORGANIZA TUS CONTENIDOS.

Una vez lanzado el editor y en el que la inspiración desbordaba con tantas ideas que has ido plasmando, debemos recordar aquello que nos enseñaron en las escuelas con los textos, debemos organizarnos.

Piensa en todo lo que has escrito, y estructúralo de forma que lo principal y más importante siempre esté al principio. Es ahí, donde nuestro lector sabrá si lo que ve le resulta interesante para continuar leyendo nuestro artículo. Una introducción que cautive.

El ejemplo lo tenemos cuando entramos a un blog que nos parece interesante y vemos la etiqueta “Leer más” o “more”. Si el artículo en sí es lo que estábamos buscando, pincharemos y ampliaremos las ganas de seguir con ello, si por el contrario, el primer párrafo no nos suscita ningún tipo de interés, claro está, que no pasaremos de la etiqueta, e igual no llegamos ni a ella.

Por eso, es mejor tener claro, que lo más importante para quien nos lea, siempre debe ir al principio, para mantener el interés y lograr que visualicen el artículo al completo, desde lo más relevante a lo que menos, aunque no significa que sea necesario.

4.- NO TE ENROLLES.

Por la misma razón que te comentaba en el paso anterior, que las ideas deben estructurarse para ir de más importante a menos, también es bueno, no realizar párrafos muy extensos.

Se recomienda que los puntos que organizan cada contenido dentro de un mismo artículo no excedan de 3 o 4 líneas máximo en cada párrafo, y todos sabemos el por qué, porque nos acabamos aburriendo…así que, seamos breves y concisos pero sin olvidarnos de nada.

5.- DEFINE TU ESTILO.

Es aquí donde le daremos forma a nuestro artículo. Hay que pensar que para que nos lean, tiene que llamar la atención por algo, por eso hay que elegir muy cuidadosamente cada punto y cómo queremos que los demás lo vean.

Un título y subtítulos, que definan en una frase el tema del que vas a hablar, con cierta atracción al lector, garantizando su visita a nuestro blog.

Utiliza encabezados (H2, H3…) para diferenciar cada punto, desde el título, subtitulo, texto, enlaces, etc…

La “negrita” nos permite destacar una palabra, una frase que consideramos importante para el lector.

Usa imágenes siempre que sea posible, por un lado, para dar más información a lo largo del texto, en cada uno de los puntos que se va explicando, y posteriormente para finalizar con una infografía o una imagen explicativa que resuma todo lo explicado durante el artículo.

Añade enlaces externos a aquellas páginas que relacionadas con tu tema puedan ayudar al lector a comprender mejor el porqué de hacerlo. Los enlaces internos, aquellos que nosotros mismos podemos relacionar (de nuestro blog) servirán como complemento a lo escrito, dando un plus de información, pero sólo podremos añadirlos cuando tengamos más artículos redactados.

Cómo te comentaba en el punto 1, donde uno decide escribir sin pensar en Google, el SEO y todo lo que posiciona, sí que es verdad, que después de redactar, debemos pensar y analizar qué palabras son las mejores para nuestro artículo, de manera que posicionen bien y logremos ir escalando posiciones.

Una búsqueda exhaustiva de keywords con herramientas como Google Adwords o Google Research, o incluso Google Trends, donde podemos ver la tendencia de esa palabra y su rango de búsqueda.

6.- REVISA EL CONTENIDO.

Llegado a éste punto y sin prisa por querer sacar a la luz el contenido del blog, debemos revisarlo.

Evitar errores ortográficos que a simple vista no nos habíamos dado cuenta, pero como el lector sí los vea, nos hace la cruz. Destacar puntos que después de la revisión vemos más necesarios que resalten, faltas de comprensión, etc… aquello que dificulte al lector, es momento de hacerlo más fácil y entendible.

Gracias a esto, podemos evitar críticas por tonterías, y que sin una corrección a tiempo, nuestros lectores tendrán una mala imagen.

¡No hagas el tonto, pierde 5 minutos y corrige!

7.- LLAMADA A LA ACCIÓN (CTA).

Al finalizar nuestros artículos, debemos incluir lo que se llama un “call-to-action”. Esto puede ser una suscripción al blog, descargarse un e-book, acceso a un curso gratuito, etc…

Si logramos atraer a nuestro lector, un CTA será beneficioso para ambos. Para ti por obtener un suscriptor a tu web, al que añadir a tu base de datos con el fin de proporcionarle información de primera mano, como futuros e-books, cursos, regalos, y para nuestro lector, por beneficiarse de nuestros contenidos antes que nadie.

8.- CONCLUYE Y CIERRA EL ARTÍCULO.

Dale un final a tu artículo, a modo de resumen con aquello que consideras más relevante, porque la calidad siempre primará ante la cantidad.

Más vale un escrito de menos palabras pero que atraiga y levante el interés de nuestro lector, que redactar un artículo con mucha “paja” pensando que porque se escribe mucho, es mejor.

Ante todo, escribe tu primer artículo y no mueras en el intento.

Nadie dijo que la primera vez fuera fácil.

Y para finalizar, ésta infografía con el resumen de cada uno de los pasos a seguir para escribir tu primer artículo y no morir en el intento.

CONCLUSIÓN: 

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Piensas que hay muchos más pasos a dar al escribir tu primer post en el blog o con ello es suficiente? Dime tu opinión y aprendamos todos. [kkstarratings]

Foto portada: Freepik